NOTICIAS

Un papá Aeronaval con el ''corazón de acero''

Publicado el 15-06-2019

Y es que su historia aunque desalentadora y triste, nunca le dejo vencer, su corazón cuan guerrero, su “corazón de acero”, le permitió redoblar fuerzas para seguir adelante, luchar por su hija que con tan solo tres años de edad, queda sin el calor y cuido de una madre, “mi esposa muere a causa de un accidente de tránsito, siendo víctima de un conductor irresponsable”, nos dice Guardia con lágrimas en sus ojos, pero tuve que secarlas una y otra vez, mi hija me necesitaba”.

El Subteniente Javier Guardia, decide como se dice en buen panameño: “amarrarse los pantalones”, enfrentar los desafíos, frente al dolor, había una pequeña que esperaba atención de manera especial todos los días, ya que su hija nació con parálisis cerebral. Guardia agrega que Yaina su hija, tenía muchas complicaciones de salud, adicionalmente a su discapacidad, que le obligaba a trabajar doblemente.

"Nunca pensé que a solo tres años de haberme casado, mi esposa falleciera, Yaina era mi primera hija y mi sueño de padre, creo que e igual al de todo hombre que desea principalmente, que sus hijos nazcan sanos y a mí me tocó diferente, no podía dar vuelta atrás, nos comentó el Subteniente Javier, era una realidad que tenía que enfrentar, pero mi amor de padre era aún más grande que cualquier contratiempo.

El ser uniformado me gusta, soy Aeronaval, en otrora formado en el Servicio Marítimo Nacional, tengo 21 años de servicio, rendirme no es una opción, señaló Guardia mientras miraba algunas fotos de su pequeña hija y su difunta esposa.

Mi esposa fallece, al igual que mi madre, justo en el momento que más necesitaba de ambas, esta situación entristeció mi corazón, me preguntaba que hacer, finalmente tuve que retomar fuerzas; si me detenía a llorar, perdería tiempo, mi hija necesitaba terapias, atención especial, mejorar su salud, buena alimentación, etc., eran tantas cosas a la vez, puntualizó el Subteniente Guardia y agregó que llegó un instante en que se vio "acorralado", ya que paralelamente a su labor de padre, había una tarea que cumplir, el trabajo de Aeronaval.

Dentro de su labor como uniformado, Guardia cumplía el rol de turnos, misiones y asignaciones especiales, por ello decidío emprender  y capacitarse, mientras que paralelamente atendía a su hija, no importaba el poco o mucho tiempo, la mente de este Aeronaval siempre estaba positiva, para el trabajar es sacrificio, sacrificio es recompensa y solo Dios conoce que no era tarea fácil, su Fe como reafirma era su fortaleza para no desvanecer.

El Subteniente Guardia, es un ejemplo de un buen padre Aeronaval, a quien hoy con mucho orgullo reconocemos su labor, un profesional que aporta sus conocimientos en la Dirección Nacional de Telemática, un gran padre que cumple con su rol; así también lo describe el testimonio de su propia hija, ella aunque con dificultades para hablar, señala que su papá nunca le ha abandonado y que él es el soporte de su vida.

Gracias a la perseverancia de este padre Aeronaval, quien también reconoce el apoyo de sus familiares, compañeros y amigos hoy su hija camina paso a paso, habla y acude a la escuela.

Aeronavales, la institución espera siempre lo mejor de ustedes, sigan aportando buenos valores a la sociedad y a la familia.

Felicidades a quienes como el subteniente Guardia, continúan su faena con el compromiso de servir al país, sin dejar a un lado la misión de papá.

El subteniente Guardia hoy día está casado, ha tenido el gran privilegio de ser padre por segunda vez y cuenta con una hermosa familia.

Feliz Día del Padre a los hombres de uniforme, que a pesar de las adversidades que depara la vida, no desfallecen.

Dios, Patria y Honor.