NOTICIAS

Un Sargento 1ro. en constante acción y superación

Publicado el 30-08-2019

Ingresó al Servicio Nacional Aeronaval hace más de 15 años, considera que la institución es más que su lugar de trabajo: “Aquí me he podido superar, tanto en mi vida profesional como en la personal”, enfatizó Bartley.

“Soy mecánico naval, he participado en diversas capacitaciones y entrenamientos, algunos de ellos en Estados Unidos, donde pude afianzar mis conocimientos en el idioma inglés, también fui al hermano país Argentina, oportunidad que me dio la Aeronaval y de la cual me siento agradecido, en este país me especialicé como ingeniero naval, ingresé a esta institución por la seriedad, la disciplina y estabilidad laboral que ella brinda”, indica Bartley, al tiempo que reconoce a un gran mentor dentro de su carrera de mecánica, el Sargento 1ro. jubilado  Pablo Becker, quien también labora en la Aeronaval.

Considera que trabajar en esta institución, le ha permitido servir a las personas, a la sociedad y a la patria. Es un compromiso, es un juramento, reitera el sargento.

Bartley ha trabajado durante sus 15 años, en distintas aéreas dentro de la institución, el área técnica es su pasión, allí puede poner en práctica sus destrezas y habilidades, él nos cuenta que sus logros han requerido de mucho sacrificio y también de perseverancia, cuando viajó a Argentina dejó a su familia, conoció a su hija cuando tenía 9 meses de edad, sentí que ella no me conocía a mí, ya que sus primeros meses de vida no pude estar con ella, es difícil estar en un país extraño,

saber que tus hijos , o tu esposa, tu madre se enferman o están en una situación delicada y no puedes “abandonar el barco”, porque hay una responsabilidad que cumplir, es parte de un juramento, de un alto sentido de responsabilidad, existe un compromiso que no puedes dejar a un lado, es la institución, es el nombre del país que está en tus manos como panameño, es la confianza que han depositado en ti tus superiores, eso no se puede defraudar, hay que cumplir la misión, nos dijo el Sargento con mucho ímpetu.

Bartley, un hombre con mucha fortaleza, sobre todo la espiritual, nos cuenta que mantiene 3 armas con él, la primera es la palabra de Dios, la segunda su llave de ajuste y la tercera su arma de reglamento.

Él debe estar atento al llamado, reparar los motores de las naves, es su trabajo, las embarcaciones deben zarpar para realizar el  patrullaje y no hay tiempo para perder, ha pasado, nos dice Bartley, que la institución ha necesitado su presencia, el simplemente se activa y acude al llamado.  

Su madre se siente orgullosa de sus logros, ella nos comenta que este sargento pintaba a ser la “oveja negra de familia”: Hoy día mi hijo es un profesional, un hombre de bien, de buenos principios, y hasta ha logrado dar testimonio de su vida en países como México y Guatemala en misiones de evangelización.

El sargento Bartley agradece las oportunidades que la institución le ha dado y con ello sus mejores años en diferentes etapas como estudiante, ayudante e instructor.

Su trabajo brilla en la Dirección Nacional de Mantenimiento Naval del Servicio Nacional Aeronaval,  engranaje que cuenta con un astillero naval, amplios talleres de reparación y mantenimiento y un equipo humano capacitado para la sostenibilidad de todos los medios navales, aportando a las operaciones contra el narcotráfico para contribuir a la paz social, principalmente en la repotenciación de embarcaciones, que se transforman en vehículos de vigilancia y seguridad en nuestros mares.

Sin duda, el impacto y la aplicación de esta gran labor ha permitido operaciones exitosas y con ello la existencia de un valioso equipo que labora las 24 horas al día, constituyéndose en una columna vital, que permite el cumplimiento de los tres pilares de esta institución seguridad pública, desarrollo social y ayuda humanitaria.

https://youtu.be/BA6JKyc7X7M

Dios, Patria y Honor.